Remedios caseros para tratar el asma

asma

El asma es quizá una de las afecciones respiratorias que más afecta a los seres humanos en la actualidad. Con un número de 235 millones de personas padeciendo esta enfermedad, el asma es sin dudas una enfermedad muy preocupante.

El asma no es más que un conjunto de síntomas que se caracterizan por una respiración con sensación de obstrucción y forzosa, sonidos de silbido en el pecho del paciente (sibilancia), una tos continua y una fuerte sensación de ahogo. Esto se debe a la inflamación de las vías respiratorias lo que produce un incremento en la producción de moco, siendo este la causa de que la luz de los bronquios deje pasar la cantidad de aire necesaria para poder suplir los requerimientos de nuestro cuerpo.

¿Cuáles son las causas del asma?

El asma es una enfermedad de origen diverso. Desde una factor genético, hasta entrar en contacto con diversas sustancia. Por ejemplo alguien que pudiera entrar en contacto con los pelos de algún animal y pudiera desencadenar los síntomas respiratorios característicos de asma, e incluso, un olor, sea de un perfume o por causa del humo, estos también son desencadenantes de la sintomatología de la enfermedad crónica más esparcida a nivel mundial.

Y estar en diversas condiciones climáticas no ayuda en nada a nuestra condición, sea el estar en un lugar con clima frio, o que presente un elevado grado de humedad en el aire. E incluso medicamentos como el ibuprofeno son elementos que pueden exacerbar la condición.

¿Solo existe un tipo de asma?

Como pudimos observar por sus causas, el asma es una enfermedad con orígenes diversos. Esto nos permite clasificarla para poder comprender mejor que tratamiento deberíamos usar en caso de padecerla. Los diferentes tipos de asma son:

  1. Aire provocado por el ejercicio: este tipo de asma aparece cuando nuestro cuerpo está bajo una situación de estrés que lo obliga a aumentar la cantidad de aire que respiramos, y si entramos en contacto con aire frio o seco, puede empeorar mucho más la situación,
  2. Asma ocupacional: esta aparece cuando el sujeto entra en contacto en su sitio de trabajo con agentes como vapor de sustancias químicas, polvo, entre otros.
  3. Asma alérgica: esta es quizá la más común, pues se trata de presentar los síntomas respiratorios del asma por causa de elementos que se encuentran normalmente en el aire, como el polen, algunas esporas, caspa de nuestras mascotas.

¿Cómo tratar el asma de forma casera?

  • Él te de eucalipto: esta planta posee la habilidad de disminuir las secreciones de moco por nuestros bronquios, produciendo una abertura de estos para que el aire pueda pasar mejor hacia nuestros pulmones. Esta preparación debe consumirse preferiblemente a las primeras horas de la mañana y en la noche, ya que es en estos horarios donde la sintomatología se pronuncia mucho más.
  • Él te de jengibre y limón: como todos sabemos el limón es una gran fuente de vitamina c, unido a su propiedad acida, este ayuda a limpiar nuestras vías respiratorias y prevenir la posible llegada de infecciones, además su capacidad para menguar la producción de mucosa por parte de nuestras vías respiratorias, que se unen a la misma propiedad del jengibre nos ayuda a mejorar la respiración.
  • Una infusión muy conocida es la de miel, anís y laurel, estos tres elementos se unen en un té que te permitirá a relajar las vías respiratorias, disminuyendo a su vez la producción de mucosa, y mejorando además la circulación del aire.

Como puedes ver el asma es una enfermedad muy incómoda para la persona que la padece, debe seguir ciertos requerimientos, pero estas infusiones pueden ayudar a la persona a hacer de este mal, algo llevadero y que no interfiera en el cumplir sus tareas del día.

Deja un comentario